Cómo preparar una sesión fotográfica sin gastar en decoración

sesion fotografica decoracion

 

En esta entrada os quiero contar cómo empecé a interesarme por las tres “R” (reducir, reutilizar y reciclar) aplicadas al ámbito de la decoración. Si habéis leído el por qué de crear esta comunidad en nuestra página Sobre la comunidad (y si no, os invito a que la leáis para conocerme un poco más, prometo que no es un tocho), veréis que, aunque no tenía ingresos económicos no quería renunciar a uno de los hobbies que tengo que me relajan mucho: la decoración (tengo otros que también me apasionan, pero de eso os hablaré en otra entrada o, quién sabe, en otro blog 😉 ).

Hace unos años mi amiga del alma y yo, comenzamos una aventura empresarial que, por desgracia, no salió bien (no hay problema, soy de las que creen que si te caes, te levantas, te sacudes, y continuas). Pero no es eso lo que quería contaros. Para colgar en nuestra web uno de los servicios que prestábamos, necesitábamos hacer una sesión de fotos con una mesa decorada, al aire libre. Qué guay, ¿no? Pues sí, lo era, pero no teníamos presupuesto para invertir en decoración, así que… La solución fue darme una vuelta por el armario donde mi madre (todavía) guardaba su ajuar. Y ¡bingo! encontré la vajilla, la cubertería y la mantelería que veis en la imagen.

Seguía faltando atrezzo, así que me dí otra vuelta por el trastero de mis suegros. De ahí, después de una concienzuda búsqueda, me topé con la joya que veis en la imagen: el sifón. Después de una limpieza, ¡quedó fantástico!

Ah, y un secretillo… El mantel no era tal, sino una colcha calada.

 

Si te ha gustado esta entrada, ayúdale a que vea mundo y comparte 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *